Sabor “made in USA” en Madrid

captura9¿Os suenan esos días en los que  te despiertas como morriña de algo? A veces es de una persona, de un momento pasado o de un sabor. Eso fue justo lo que me estaba pasando desde hace un par de días. No podía sacarme de la cabeza las ganas que tenía de volver a Nueva York y comerme una de esas ricas hamburguesas que preparaba uno de los pequeños restaurantes que solía frecuentar. Sin embargo, mi subconsciente era listo, no añoraba una “burger” cualquiera, sino una de esas que son “homemade” y llevan impreso todo el carácter neoyorquino. ¿Y qué hacía yo ahora? ¿Viajar a la Gran Manzana? Eso no estaba ni en mis planes ni en mi presupuesto. Imagino que ese será el caso de muchas de vosotras. Pero no temáis, estamos de enhorabuena. Ya no es necesario hacer hucha durante todo el año para degustar el más rico New York. Si resides en Madrid (sino tendrás que desplazarte un pelín) lo tienes bien sencillo. Sólo hay que ir hasta la Calle Redondilla 7, en pleno corazón de La Latina, para adentrarnos en Art&Burguer y ya una vez allí, dejarnos seducir por el sabor de los platos más característicos de la cocina “made in USA”.

img_0907 img_0908

Tal que entras verás que el espacio está inspirado en las vanguardias artísticas americanas, aunque sin duda el punto fuerte de este restaurante reside en la elaboración de unos platos, en los que desde el primer momento, se deja ver la nota casera y personal que hay en cada una de sus elaboraciones. La carta con la que Art & Burger se estrena es una guía de lo que serían “los must” de cualquier cocina americana. Entre los entrantes podrás ver quesadillas, alitas de pollo, nachos con guacamole, coleslaw, aros de cebolla, patatas a las hierbas con mahonesa de trufa, chicken nuggets y un chile casero más que recomendable. De hecho, os animo a pedirlo porque es delicioso.

El punto fresco lo ponen las ensaladas, donde podemos optar desde las más tradicionales como la César, a otras más atrevidas como la Californiana, la Santa Fe o la Tailandensa. Todas acompañadas de aderezos (al igual que las salsas), preparados personalmente por Charo, la chef del local. En nuestro caso, nos decantamos por la Tailandesa, donde los gambones combinados con el sésamo y la vinagreta agridulce consiguen aportar ligereza y equilibrio al plato.

img_0909 img_0910

Pero obviamente si por algo estábamos allí, era por las que son su plato estrella, las hamburguesas. Para empezar ya leemos que puedes pedirlas en dos tamaños, normal o XXL, que son nada más y nada menos que 225 gramos de carne 100% buey Black Angus. Os resalto esto último, ya que es otro de los puntos fuertes con los que cuenta Art & Burger. Y es que allí, todas las hamburguesas se elaboran completamente con este tipo de carne caracterizada por su jugosidad, textura y suavidad. Dentro de la variedad para carnívoros encontramos desde las hamburguesas más clásicas (sólo con lechuga y tomate) hasta las combinaciones especiales de la casa. Un ejemplo es la Inedit (con cebolla a la plancha, boletus, queso raclette y jugo de carne) o la Blue Cheese que incluye sorprendentes sabores como peras a la plancha, rúcola y queso azul. No obstante, para los menos amantes de la carne, o directamente vegetarianos también podéis disfrutar del sabor americano bien con la Big Fish, a base de salmón y pesto, o la Woodstock realizada con avena y nueces. Además, todas ellas vienen acompañadas de patatas fritas y coleslaw, así como servidas en pan artesano.Para acabar es obligatorio reservar un pequeño hueco para el postre, ya que resulta bastante complicado tanto decidirse como resistirse al tradicional brownie con helado, el crumble del manzana o las cookies, también hechas allí mismo.

img_0912 img_0913

La verdad, es que ya sea comiendo o cenando, es fácil darse cuenta que el lugar ha sido diseñado para disfrutar con todos los sentidos. Por un lado, su carta donde se deja patente el tipo de gastromía por el que apuestan y por otro, sus tres espacios de ambientes diferenciados a través de su decoración. Merece la pena fijarse en sus paredes, ya que para esta tarea el restaurante ha contado con el artista gráfico, Ricardo Cavolo, un incipiente muralista que ha realizado 4 obras originales marcadas por su personal estilo y en las que se recrea la línea creativa de algunos de los grandes pintores americanos del siglo XX como Polock, Rothko o Basquiat. Una mezcla colores fuertes, trazos simples y textos rotundos que hacen que este espacio de la calle Redondilla 7 de Madrid parezca una verdadera sala de exposiciones. Por cierto, con la cuenta no olvides leer tu deseo de la buena suerte.

Share This Post

Información relacionada

Etiquetas: , , , , ,
Autor: inma
Fecha: 2 Mayo, 2012

Comments are closed.