Muuuuuuuuucha Aosta

sin-titulo46Clausurando el verano y previo al comienzo de la que será temporada de invierno,  el corazón de los Alpes ofrece a los viajeros mucho más que un lugar para el deporte o unos impresionantes paisajes en los que perderse. Este es tiempo para las tradiciones y un ejemplo de ello es la Désarpa, una antigua celebración de Valle d’Aosta que, coincidiendo con la fiesta de San Miguel del 29 de septiembre, marca el fin de la estación estival con un evento especialmente esperado entre la población local.

Esta tradición ancestral conmemora la trashumancia del ganado, uno de los momentos más importante para los agricultores del norte de Italia. De ahí, que la indiscutible protagonista de la Désarpa sea la vaca, que, a su regreso al valle, es cepillada con cuidado y preparada con ornamentos multicolores. Destacan dos vacas en particular: la “reina di corne” (la más batalladora) coronada con cintas rojas, y la “reina dou lacé” (la más productiva) con cintas blancas. Engalanados de curiosas maneras, los animales protagonizan un desfile.

En caso de que el año sea par, es el último fin de semana de septiembre cuando se tiene lugar esta celebración. Concretamente, el sábado en el pueblo de Valtournenche, en el valle del monte Cervino, y el domingo en la ciudad de Aosta, capital de la región. La fiesta es una ocasión única para vivir las auténticas tradiciones de la región y disfrutar de sus productos típicos al ofrecer una visión auténtica de las zonas rurales del Valle d’Aosta y brindar la oportunidad de probar los mejores platos tradicionales de primerísima mano.

Por su parte, en Aosta, el momento álgido de la jornada se da cuando el nutrido cortejo bovino atraviesa las calles del centro de la ciudad, acompañándose del sonido de los cencerros. Este desfile de reses se complementa con diversas iniciativas culturales típicas del folclore de la zona, que acompañan a este evento.

En Valtournenche, en el valle del Cervino, el desfile de las vacas va desde Breuil-Cervinia hasta el poblado de Maen, en un recorrido en el que la belleza del paisaje refleja el carácter alegre de la población. En él participan, además de los agricultores, personas tan variopintas como guías alpinos, profesores de esquí, distintas asociaciones locales y algunos residentes en trajes tradicionales. Aquí,  la fiesta es amenizada con pequeños puntos de restauración, además de música y folclore, hasta finalmente terminar con almuerzo y baile para todos.

Share This Post

Información relacionada

Etiquetas: , , ,
Autor: inma
Fecha: 10 Septiembre, 2010

Comments are closed.