Oslo en verano

sin-titulo10La capital noruega deja de lado los fríos invernales para comenzar a disfrutar de las agradables temperaturas y días soleados que  trae el verano. Es ahora, cuando resulta súper normal encontrar a más de un oslense  dando largos paseos por los parques, bosques y calles adoquinadas que invitan al relax. Si lo tuyo no es caminar, sube a uno de los barquitos que encontrarás y entra en contacto con la naturaleza más pura y profunda. No obstante, la capital también goza de un animado ambiente en sus terrazas al aire libre rebosantes de gente dispuestas a disfrutar de la velada. 

Al estar situada entre el fiordo y el bosque, Oslo se convierte en una ciudad ideal para la práctica de actividades al aire libre como kayak, buceo, pesca, paseos en bicicleta y trekking entre otros. El fiordo de Oslo es el área recreativa al aire libre más utilizada en el país, siendo durante la temporada cuando más número de visitas recibe. A pesar de lo que pueda parecer, practicar kayak en  aguas noruegas está al alcance de todos, siendo altamente recomendable por la descarga de adrenalina y la sensación de calma que se experimenta al adentrarse en plena naturaleza, sintiendo el kayak como segunda piel. Son  varias las compañías de alquiler especializadas en el alquiles kayaks en el muelle Sjølyst Marina, que además ofrecen la posibilidad de poder reservar por horas a un instructor o hacer tour de un día alrededor de las islas cercanas a Oslo.

Si eres de las amantes del riesgo, también tienes la posibilidad de iniciarte en la técnica del buceo. Una actividad acuática que sin duda merece la pena debido a la gran riqueza marina que vive en estas aguas. El Dykkersport Diving Center es el centro de buceo más antiguo de toda Noruega y ofrece clases privadas de este deporte, así como el alquiler y venta de material.

Otra manera activa de conocer Oslo es en bicicleta. Existen puntos de alquiler de bicicletas por toda la ciudad que incluso te permiten llevar la bicicleta en el metro por si quieres adentrarte en alguno de los bosques que rodean la ciudad.

Para las que busquéis relax a toda costa, podéis disfrutar del paisaje bien a través de un paseo guiado en autobús o en barco mientras se degustan unas gambas con una copa de vino blanco. Para la práctica de ejercicio más suave se aconseja practicar un poco de golf, montar a caballo, nadar, tomar el sol o coger un trasbordador a una de las islas del Fiordo de Oslo, como  la isla de Hovedøya desde donde podemos mirar hacia activa urbe mientras gozamos de la tranquilidad tumbados en las rocas o en las playas de la isla como auténticos noruegos.

Share This Post

Información relacionada

Etiquetas: , , ,
Autor: inma
Fecha: 21 Julio, 2010

Comments are closed.