El balcón asiático del mediterráneo

De nocheSensaciones, muchas sensaciones. Hierba mojada, aromas de hasta sesenta plantas exóticas y bonsáis,  agua que se desliza lentamente por cascadas, sabores del mundo y sobre todo mucha paz y relajación. Ese es el espíritu que envuelve y late en cada uno de los rincones del Hotel Premiun Barceló Asia Gardens.  Un indescriptible paraíso zen donde te aseguro que alcanzarás el puro Nirvana.

Ubicado en las faldas de la alicantina Sierra Cortina y a unos  150 metros sobre el nivel del mar, una arboleda de pinos nos permite el acceso a lo que desde lejos se atisba como un pequeño templo tailandés. De exteriores rosáceos, unas escaleras flanqueadas de vegetación nos conducen hasta la puerta de entrada. A través del cristal, oteamos un lugar aún más impresionante cuando lo contemplas desde el interior.  Techos altos cubiertos de maderas, de los que caen unos sofisticados ventiladores que simulan ser flores colgantes,  fuentes,  esculturas realizadas con materiales nobles procedentes de bosques sostenibles. Sillones en tonos ocre y tostado. Un logrado equilibrio decorativo distribuido en dos niveles en los que la luz, el espacio, la musicalidad y los aromas florales son protagonistas.

asia-gardens spa

Onnubilada por tal cúmulo de impresiones, la Relaciones Públicas del hotel nos da la bienvenida. Uniformada con una especie de toga marrón tailandesa, nos recibe con un zumo y copa de cava al tiempo que nos explica de manera personal todas y cada una de las áreas e instalaciones disponibles en el hotel. Siete piscinas, de las cuales tres  son climatizadas, fitness center, campos de golf, circuitos de jogging por edades y niveles, actividades sociales y deportivas diarias como clases de taichí y yoga, iniciación al golf o demostraciones de coctelería son algunas de las opciones de ocio que este soñado reducto asiático ofrece a cada uno de sus visitantes. 

No obstante, la joya de la corona, lo que realmente no puedes perderte es su Thay Spa, un lugar concebido para perderse y dejarse llevar. En él  tradición,  sabiduría milenaica y  placer se funden para crear este espacio mágico. Previa reserva y entrega de las zapatillas y uniformes que se deben vestir, un grupo de mujeres tailandesas nos conducen al punto de inicio de nuestro viaje hacia el bienestar. Aunque el spa cuenta con multitud de terapias te recomiendo el  masaje tradicional Nuad Thai, en el que son especialistas. Comienza con un lavado de pies, al que sigue un masaje basado en técnicas de balanceo con más de 20 siglos de historia, presiones profundas y estiramientos que aplicados conjuntamente producen efectos terapéuticos.  Sesenta minutos de relajación y armonía en los que las masajistas tituladas en Wat Pho, la Escuela Nacional del Masaje Tailandés de Bangkok, no te descuidan ni un segundo. Una vez finalizado, disfrutarás como nunca de un té caliente, ya sea tumbada al sol  en una de las hamacas exteriores o bien sumergida en su piscina de agua templada.  Además del Nuad Thai tienes otros tratamientos donde elegir:  baño turco, masajes aromáticos, de compresas herbales, de digitopresión,  a cuatro manos, de pies, con piedras calientes, deportivos, para bebés y embarazadas. Todo esto,  junto a un largo etcétera de programas thai spa son la carta de relajación que Asia Gardens te ha preparado.

piscina bar

El camino a las habitaciones lo conducen uno laberinto de empedrados  ajardinados sembrados de numerosas especies traídas del mismo Oriente. Tras consultar el mapa del recinto y orientarme llegamos a las habitaciones, otro mausoleo del descanso.  Armarios amplios, puertas y mesas en marrón oscuro, jarrones con orquídeas, camas verdaderamente confortables y un baño equipado con dos lavabos, ducha y bañera que se conecta con la habitación a través de una ventana-biombo te permitirán disfrutar de un baño al tiempo que ves una película en la televisión de plasma de 32 pulgadas.  A esto, añadir todos los servicios propios de un cinco estrellas  más una pequeña terraza desde la que se divisa todo el entramado de hamacas y bares rodeados por el agua de las piscinas.

habitacion

Cuando se te abra el apetito, cuatro son los restaurantes con los que cuentas. Ayudarte a elegir sería difícil, todo depende de gustos. Si tienes tiempo, combínalos, aunque particularmente, me conquistó “In Black”, un restaurante de cocina fusión internacional con toques creativos. Realmente deliciosa la crema de mariscos y almejas así como el entrante de gamba y batida de guisantes.  Una gastronomía más mediterránea la encuentras en Palapa, donde podrás degustar de una rica paella valenciana a mediodía.  En Koh Samui, los sabores de la China, Korea, Japón o Tailandia inundarán tu paladar.  Finalmente, UdAipur el restaurante buffet  abierto para cenas y desayunos donde se ofrece una amplia variedad de frutas, bollería, lácteos, embutidos, quesos, panes variados, mermeladas, cereales, mesa caliente… Todo gestionado por un personal de lo más atento impedirán que no te falte ningún detalle en toda tu estancia. Tras la comida, pásate por Bonsai o Champagne Bar,  bares que además de con cócteles o snacks suelen amenizar las veladas con  sesiones de piano, saxofón o jazz.

El paraíso existe y es de lujo. Su nombre: Barceló Asia Garden

Share This Post

Información relacionada

Etiquetas: , , , , ,
Autor: inma
Fecha: 16 Noviembre, 2009

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.