Santoña, naturaleza en estado puro

santoñaLimitando con la margen izquierda a la desembocadura del río Ansón y a los pies del  Monte Bucidero, hallamos Santoña, una de las más antiguas y castizas Villas Marineras de Cantabria.  Como bien nos recuerda su slongan publicitario, “Cantabria es infinita, pero quizá sea el otoño y el periodo en que caen las hojas de los árboles, uno de los mejores momentos para visitar el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, un lugar que el contacto con la naturaleza en su estado más puro está garantizado.

Declarado Reserva Natural desde 2002, el territorio de las marismas se extiende por los municipios de Santoña, Cicero, Escalante, Argoños, Noja y Suano , llegando a abarcar los bordes más apartados de Laredo, Colindres y Voto. Formadas como consecuencias de una la elevación del nivel del mar tras la última glaciación, son miles el número de  aves migratorias que anualmente acoge este parque en su tránsito hacia zonas más templadas. Éstas, sumadas a su  población permanente, configuran a este lugar en un paraíso para especialistas y amantes de la naturaleza.

marismas de santoña y noja

Sus aguas, fruto de la confluencia de los diferentes cursos de pequeños arroyos y ríos que en él desaguan, penetran en un estuario a través del canal de san Martín, provocando que cada aproximadamente 6 horas y cuarto,  se produzca el llenado y vaciado del estuario. De increíble belleza, resulta la entrada de las marismas el Buciero, donde una isla costera unida al terreno mediante arena llega a formar una pequeña  península. Adentrándonos en su interior, nos sorprende un enredado laberinto de marismas que ocupa unas   4.500 hectáreas de terreno y alberga un importantísimo ecosistema con abundante fauna y flora, en el que las especies varían completamente en función de si nos encontramos en verano o invierno. Un ecosistema que constituye la fuente de vida y manutención de la avifauna allí “residente”.

Para poder observar todo este ciclo de vida marino y sus habitantes, el Parque Natural posee una red de observatorios de aves y fauna, como el de de La Arenilla de Santoña o los de la ría de Boo o Colindres. En ambos casos, se trata de un ruta que permite disfrutar de este privilegiado rincón natural en algo más de 2.300 metros , realizando  seis paradas donde se pueden ver paneles explicativos. Curiosos resultan, los molinos de marea que aún conservan los núcleos de población  emplazados en las orillas de las marismas  donde aprovechando la fuerza de estas corrientes de agua se conseguía llevar a cabo la molienda de cereales.

monte bucidero

En tu camino regreso a la villa y al tiempo que contemplas la cantidad de edificios antiguos, fuertes, baterías, polvorines y palacios que Santoña contiene, párate en alguno de sus bares o conserveras para degustar los que en la zona son bocados por excelencia: la anchoa y el bonito. ¡Exquisitos! Muy recomendables son también, la ensalada de pimientos y anchoas, los bocartes o el marmite, elaborado al estilo más tradicional. Exploradoras, ¡las villas marineras os esperan!

Share This Post

Información relacionada

Etiquetas: , , , , , ,
Autor: inma
Fecha: 30 Octubre, 2009

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.